Saltear al contenido principal

Izquierda-Ezkerra se erige en defensora del cambio político iniciado en 2015 en Tudela

El Comité Electoral de la coalición analiza los resultados del 28-A y advierte de que, de cara a las municipales, “no hay nada seguro”

El Comité Electoral de Izquierda-Ezkerra en Tudela se ha reunido este lunes para analizar los resultados del 28-A y calibrar sus efectos en las próximas elecciones municipales del 26-M, en las que “no hay nada seguro”. Batzarre e Izquierda Unida consideran “muy positivo” que los partidos de la derecha no tengan opciones de alcanzar el Gobierno central, valoran la resistencia de Unidas Podemos -la marca bajo la que ambas formaciones concurrían a las urnas- con 42 diputados y diputadas, y esperan que el nuevo Ejecutivo que se forme en las próximas semanas abandere políticas que incidan en la transformación social, la igualdad y el ecologismo.

De cara al próximo 26 de mayo, Izquierda-Ezkerra se propone defender el cambio social y político iniciado en el año 2015, y para ello desplegará una campaña electoral cercana a la ciudadanía, en la que explicará los logros obtenidos durante la legislatura y los ejes que marcarán su política entre 2019 y 2023. “Los resultados de anoche fueron esperanzadores en Madrid pero nada tranquilizadores en Tudela”, ha dicho Eneko Larrarte, alcalde de Tudela, durante su intervención ante el Comité Electoral. “El porcentaje de voto de la derecha está muy cerca del de la izquierda, y si esas tasas se mantienen, puede estar en riesgo el Gobierno del Cambio en Tudela”, por lo que tan sólo a través de la movilización y concentración del voto progresista será posible consolidar el Cambio en nuestra ciudad”, ha concluido.

Para evitarlo, Larrarte ha realizado un llamamiento a los miembros del Comité Electoral para que se esfuercen al máximo en las acciones movilizadoras. Izquierda-Ezkerra, que actualmente gobierna en Tudela con 6 concejales y concejalas, mediante un pacto con el PSN y Tudela Puede, cree que otros cuatro años de progreso en la ciudad solo serán posibles si la izquierda se moviliza y concentra su voto en mayo.