Saltear al contenido principal

Izquierda Ezkerra propone un “gran acuerdo social y político sobre el Euskera”

Esta es la idea que han lanzado esta mañana en una comparecencia ante los medios de comunicció, Marisa de Simón, Edurne Eguino y Laura Jiménez

Izquierda Ezkerra propone un “gran acuerdo social y político sobre el Euskera”, con amplia participación ciudadana, de los ayuntamientos y con el máximo consenso político posible.

Edurne Eguino ha puesto como ejemplo la Nueva Ordenanza Municipal del Euskera, de Pamplona, que ha calificado como “equilibrada y proporcionada, lejos de las aspiraciones de los sectores más exigentes en esta materia, porque el Ayuntamiento que la ha elaborado está lejos de ser nacionalista vasco”.

La participación de Izquierda Ezkerra,  a juicio de Eguino, aporta la pluralidad ideológica presente también en nuestra sociedad, así como los valores de justicia social e igualdad de derechos y oportunidades para todas las personas, sin imposiciones y sin discriminaciones, también a la hora de abordar el debate sobre el euskera.

“Que el euskera es una lengua propia Navarra está fuera de toda discusión”, ha señalado. “Debemos empezar a construir un gran acuerdo social y político entorno al euskera y dejar de utilizar la lengua como elemento de confrontación social, lo que tiene muchos peligros”.  

Para Izquierda Ezkerra, es necesario un gran acuerdo social y político entorno al euskera, que trate de buscar lo que nos une, con participación ciudadana y de los ayuntamientos. Eso pasa por reconocerla como lengua propia, por reconocer los derechos lingüísticos de la ciudadanía de ser atendida en esa lengua, y  pasa por fomentarla y cuidarla.

“Lejos del debate político sectario, de las imposiciones de un lado y de otro, de los que no la quieren para nadie y quienes la quieren para todos y todas. Y siempre teniendo en cuenta los principios de voluntariedad y adaptación a la realidad sociolingüística de Navarra”, ha concluido.

Apoyo de IE a la modificación de la Ley Foral del Euskera

Por su parte, Marisa de Simón ha declarado que Izquierda-Ezkerra apoya la modificación de la ley foral del euskera para eliminar la zonificación actual “siempre que se acepte que la política lingüística debe estar adaptada a las diferentes realidades territoriales, y que hayamos previamente acordado en que consiste esa adaptación que habría que llevar a una nueva ley. Defendemos una nueva ley que combine la promoción de una de nuestras lenguas propias, patrimonio cultural de todos y todas, con la garantía de los derechos lingüísticos de toda la ciudadanía”, ha explicado.

IE propone abrir un proceso participativo para elaborar una Ley Foral de Política Lingüística que supere la actual zonificación y establezca una política lingüística adaptada a nuestra realidad sociolingüística. Esta ley debe trabajarse de forma participativa buscando el máximo consenso social y político posible. Por ello propone que, además del Parlamento, participen en esta proceso las entidades locales de navarra, a través de la FNMC, junto con otros agentes sociales de la sociedad civil. 

Este proceso participativo, con un protagonismo destacado de los ayuntamientos, garantizará que la ley foral resultante estará adaptada a las diferentes realidades socio-lingüísticas de Navarra. 

Izquierda-Ezkerra ha apoyado esta legislatura la política lingüística acordada en el Acuerdo Programático por el cuatripartito que se ha basado en la no imposición y el apoyo a su desarrollo del euskera como lengua propia, que se ha concretado en un Plan Estratégico y un decreto foral de uso del euskera en la administración racional, medido y adaptado a la realidad sociolingüística de Navarra. IE ha sido firme cuando, en casos excepcionales, en la aplicación de este decreto se ha pretendido romper el principio de no discriminación o exclusión en el acceso al empleo público,  

“UPN y PSN se han dedicado una y otra vez a mentir hablando de imposición del euskera o que es necesario conocer euskera para ser funcionario. Estas afirmaciones son falsedades de arriba a abajo”, ha concluido Marisa de Simón.