Saltear al contenido principal

Izquierda-Ezkerra denuncia la hipocresía de Navarra Suma en materia de Derechos Sociales

Resulta increíble que quien recortó todo apoyo al tejido social, a la dependencia y a la lucha contra la pobreza se presente como “la voz de  las entidades sociales”.

En la pasada legislatura UPN recortó un 80% el presupuesto de Navarra a cooperación internacional, un 33% del de apoyo a la discapacidad, casi el 100% de las ayudas a las asociaciones de mujeres y feministas así como a las de juventud, y hoy tienen la cara de presentarse como la voz de las entidades sociales en Madrid.

Pero no solo recortaron en el apoyo al tejido social, en materia de atención a la dependencia recortaron nada menos que 26 millones de euros, lo disparó las listas de espera e hizo que se recortaran miles de prestaciones y servicios a las personas en situación de dependencia. Por el contrario, esta legislatura se ha incrementado el presupuesto en 37 millones de euros, lo que ha dado lugar a que 5.000 personas en situación de dependencia más estén siendo atendidas.

Y otro tanto se puede decir sobre la lucha contra la pobreza. Quien dejó a 3.000 familias navarras sin apoyo social en la fase más dura de la crisis condenándolas a la caridad, critica la nueva renta garantizada que ha alcanzado la mayor protección social nunca conocida y ha logrado reducir de manera importante la pobreza, especialmente la infantil, a la vez que ha alcanzado la mayor cifra de inserción en el empleo de sus perceptores.

En estas elecciones generales, es clave fortalecer la izquierda de Unidas Podemos y evitar un gobierno donde estén las derechas de Navarra Suma que pactan con la ultraderecha.

Si algo nos jugamos es precisamente nuestro modelo de bienestar social.

Mientras en Navarra hemos sido capaces de revertir el 100% de los recortes en dependencia, en España la derecha no ha recuperado ni la mitad de lo recortado. Y lamentablemente, como vimos ayer en el debate de candidatos, su programa pasa por recortar todo lo que defienden las entidades sociales en cuanto al apoyo a la discapacidad, la dependencia, la lucha contra la pobreza o la cooperación, comprando además el discurso racista de la ultra derecha.